PERDÓNATE A TI MISMO
el poder del perdon

Date

Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: – Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó? Ella dijo: – Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: – Ni yo te condeno; vete, y no peques más. Juan 8:10-11

 

Siempre me emociona este pasaje porque puedo ver el hermoso corazón de nuestro Jesús por cada uno de nosotros. Un corazón, que como hablábamos en el devocional anterior, está decidido a lanzar todo nuestro pecado al fondo del mar para nunca más acordarse de él simplemente por amor a nosotros (Miqueas 7:19). Sin reproches y sin recordatorios, ¡para siempre! Un corazón, que además no solo está decidido a no condenarnos, sino también a levantarnos del suelo dándonos otra oportunidad para cambiar nuestro rumbo, así como lo hizo con la mujer adúltera de la que acabamos de leer.

Sin embargo, muchas veces somos nosotros los que no somos capaces de perdonarnos a nosotros mismos. Sí nos creemos el perdón de Dios para con nosotros y sí somos capaces de perdonar a otros, pero ¿perdonarnos a nosotros mismos? ¡Jamás!
Déjenme decirles que todos hemos pasado por eso y todos hemos estado en esa posición en la que no somos capaces de movernos más allá de nuestro pasado, reviviendo cada segundo de nuestro error. Pero mantenernos en nuestro fallo es a su vez, estar rechazando una y otra vez el perdón y la gracia que Jesús nos ofrece, decidiendo anclarnos más en la culpa y en la destrucción del pecado que en el poder de la Cruz y en la victoria que Jesús ya nos entregó al resucitar.

 

Hoy te quiero animar a romper con el patrón destructivo de la culpa para anclarte mejor en Su poder y en sus promesas. Si Dios te ha perdonado, ¡perdónate tú también! ¡Ya no eres lo que hiciste! Dios te llama nueva criatura, perdonada, aceptada y capacitada para andar por un nuevo camino. En este día, decide recordar más a tu gran Salvador que a tu pecado y, ¡sé libre de toda cadena!

MÁS
articulos

9 comentarios en “PERDÓNATE A TI MISMO”

  1. Amen ,aveces me siento que no puedo con toda esta carga , pero ahora me doy cuenta que ese DIOS que envió a su HIJO JESUCRISTO ,a morir por mi ,que EL llevo toda esa carga ,de todos los pecados del mundo ,ese amor no tiene precio , gracias SEÑOR ,por amarme así

    Responder
  2. Amen, gracias aprendo mucho de tu relación con Dios. La intimidad que cada uno de nosotros tiene con el padre se ve reflejada en nuestro espirito en el hambre que tengamos por aprender más de su palabra abrazos y mil bendiciones para tu familia y para ti

    Responder
  3. Excelente reflexión, me pasa!! Hace ya 16 años cometí el error que marcó mi vida para siempre y me ja costado perdonarme. Gracias por sus palabras. Oro a Dios para que me ayude y pueda liberarme de esa culpa. Bendiciones

    Responder

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies