MIEDO A LA SOLEDAD
miedo

Date

El Señor mismo marchará al frente de ti y estará contigo; nunca te dejará ni te
abandonará. No temas ni te desanimes. [Deuteronomio 31:8]

Supongo que como todo en la vida, hay temores y temores…

No todos son iguales, pero
sí todos consiguen paralizarnos de la misma manera en nuestro caminar, a veces por un
tiempo, otros durante una vida entera. Hay un miedo que parece haber aprendido a vivir
entre nosotros, siendo sutil en sus formas, pero dejándonos igual de bloqueados que
otros miedos aparentemente más visibles y, ese es el miedo a la soledad.
Es un miedo muy común, pero muy poco reconocido. Digo esto porque muchos se sienten
solos en su día a día, pero pocos lo van a admitir. Es un temor capaz de filtrarse sin
importar edad, trasfondo o estatus. De hecho, muchos están rodeados de gente y siguen
sintiéndose solos, muchos tienen todo lo que aparentemente necesitan y sin embargo, la
soledad sigue invadiendo sus corazones. ¿Saben? Dios no es ajeno a este tipo de
temor.

Lo conoce porque es muy antiguo y nos conoce porque Él mismo nos creó.

Es por eso, que desde los primeros libros de la Biblia hasta el último, Dios no ha dejado
de darnos promesas, armas y estrategias para ser libres de ese temor. Hay una de esas
promesas en el libro de Deuteronomio 31, donde literalmente Dios nos anima a no temerle
a nada, ni si quiera a la soledad, porque Él está con nosotros. ¡Esa es nuestra promesa!
¡Esa es nuestra arma! ¡Y esa es la Verdad que nos hace vencer toda soledad! Solo hay
que creer de verdad que Dios nos basta, que Dios nos completa y que Dios está a nuestro
lado no solo por un momento o cuando las cosas van bien, sino también cuando todo en
nuestra vida es caos. Incluso entonces, Él sigue contigo, igual de cerca, igual de
poderoso, igual de vencedor. Créanme, a Dios no le asusta nuestras vidas ni nuestros
fallos o temores. Su promesa es clara y se mantiene firme sin depender de nosotros
mismos, de nuestros errores o virtudes. Él te promete hoy caminar delante de ti y no
abandonarte jamás. Así que, empieza a caminar sin miedo porque Él te espera en tu
futuro.

Él ya está allí, con brazos abiertos y todo controlado, listo para acompañarte, fiel y
poderoso para rescatarte no solo hoy, ni ayer, sino también en los días que vendrán.

No temas. No estás solo. No estás sola. Él está contigo.

MÁS
articulos

13 comentarios en “MIEDO A LA SOLEDAD”

  1. Gracias lore, estas palabras llegan en un momento crucial en mi vida soy colombiana y mamá d eun niño de 7 años, padezco de ansiedad y crisis nerviosas y con esta pandemia he sentido muchismas cosas, sigo aferrada a Dios y a su protección, gracias gracias, Dios le bendiga grandemente…. Pdta: amo tus canciones todas las tengo descargadas en mi lista de reproducción en mi cel ❤️

    Responder
  2. Gracias por esté mensaje yo he sido una mujer muy miedosa o temerosa , gracias a Dios que cada día el me sostiene , Dios te bendiga cada día más y Dios los guardé como familia un abrazo grande ❤️ desde Mosquera Cundinamarca Colombia ☕ Nuestro tigre Dios te bendiga y al tigre pequeño , y a las princesas hermosas

    Responder
  3. Hola Lorelei, que bonito escrito, he estado sola por muchísimos años, enfrentando la crianza de mis hijos que ya hoy son adultos, enfrentando problemas económicos Poe muchos años, la toma de decisiones importantes , he llorado en soledad muchas muchas noches en tanta ansiedad y frustración sin entender muchas cosas, pero lo que puedo decir es que El Señor jamás me ha dejado, jamás se ha ido y jamás lo hará, se que a través de tantas y tantas pruebas se ha forjado mi carácter y madurez, ahora a mis 56 años deseo un caminar tranquilo y en paz , ayudando a otros o no se que quiera Dios que haga pero quiero hacerlo…. la soledad ha sido mi compañera de viaje por muchos años…. Dios bendiga tu familia por la eternidad , abrazos para cada uno en el amor de Cristo ❤️

    Responder
  4. Waooo, leerte me ha traído paz, estoy pasando por un temporada donde mis temores está tan activos, que tengo ansiedad constante. Justo ahora me dispondré a leer Deuteronomio 31. Y dejar que Dios me revele su compañía.

    Gracias, te admiro.

    Responder
  5. Que hermosa promesa, todo cambia hoy después de llevar casi 19 años con la misma pareja él decidió darse un tiempo. Esta promesa de Dios es luz para quienes nos sentimos solos en algún momento de nuestra vida, pues no es así Dios está delante de nuestros pasos

    Responder

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies