¡Hola a todos y a todas!
¿Cómo siguen?

Me encanta marzo porque es un mes de celebración para todas nosotras, ¡las mujeres!

Y es que, como saben, el 8 de marzo, se festeja el Día Internacional de la Mujer alrededor del mundo. Aunque si les digo la verdad, realmente creo que las mujeres deberíamos ser celebradas todos los días.

Así que, hoy simplemente quiero aprovechar para dejarles con algunas verdades sobre quiénes somos por naturaleza para que recuerden su lugar y posición real como mujeres en un mundo que aún a veces lo olvida.

ERES VALIOSA: Puede que alguna experiencia del pasado o palabra lanzada hacia ti haya intentado quitarte valor. Puede, incluso, que algún error cometido te esté haciendo pensar que ya tiraste todo por la borda y has perdido tu valor. Déjame decirte que eres valiosa por naturaleza y no hay nada ni nadie, ni siquiera tú misma, que pueda cambiar eso. Recuerda: Un billete no pierde valor aunque lo pisoteen o arruguen y, un diamante sigue siendo diamante aunque esté sucio o poco pulido. Levanta tu cabeza y camina con valentía. No eres lo que otros dicen. No eres lo que hiciste. ¡Eres valiosa por naturaleza! Y nadie ni nada puede robarte tu valor. Está intrínseco en ti.

ESTÁS LLENA DE PROPÓSITO: Lo creas o no, hay grandeza en ti. Hay propósito en tu ser. No eres una persona más del planeta. No estás aquí porque sí. Quiero animarte a que llenes tus días de propósito, a que los mires con nuevos ojos. No necesitas estar en una posición o lugar diferente o tener un estatus distinto para empezar a llenar de propósito aquello que tienes a tu alrededor. Ir al trabajo, recoger a tus hijos de la escuela, ir a comprar, estudiar… Todo puede obtener nuevo sentido si lo miras con una nueva perspectiva. Recuerda: ¡estás llena de propósito!


ERES PRECIOSA: Y no solo hablo de tu exterior, que también 🙂 Me refiero a quién eres. ¿Sabes qué? No te hace falta ser como las demás. No necesitas que un chico te lo diga para empezar a creértelo. Eres preciosa. Así como eres, sin añadidos, sin necesitar nada más. Por eso, protege tu corazón, guárdalo de esas voces que te hacen creer lo contrario. Y no olvides que fuiste creada a imagen de Dios mismo. Escríbelo en tu espejo cada día. Recuérdatelo cada noche. Tal como eres, sin importar edad o procedencia, ¡eres preciosa de dentro hacia fuera!

ERES GUERRERA DE PAZ: Si hay algo que nos define como mujeres es esto. Somos guerreras por naturaleza: Imparables. Luchadoras. Incansables. ¿Te has preguntado alguna vez qué pasaría si en vez de compararnos constantemente las unas con las otras y pasarnos el día luchando entre nosotras, dejáramos a un lado esas inseguridades y nos uniéramos para luchar juntas por paz? Aprovechemos que somos guerreras, no para luchar entre nosotras, sino para unirnos como mujeres y luchar de manera incansable por traer Paz a nuestros hogares, familias, amistades y lugares de trabajo. Hay poder en nuestra unión. Hay poder en nuestras diferencias. Chicas, ¡seamos guerreras! Guerreras imparables en nuestra búsqueda por traer paz.

ERES PODEROSA: Déjame decirte que hay poder en ti. No eres más ni eres menos que cualquier otro ser humano en la Tierra, sea hombre o mujer. Tienes derecho a las mismas oportunidades. Tienes derecho a las mismas victorias. Tienes derecho a posicionarte al lado y no atrás. Créanme que hay poder cuando entendemos que, como mujeres, no necesitamos batallar por superar a los hombres así como no estamos creadas tampoco para estar detrás. Hay poder cuando nos posicionamos al lado, como iguales. Todos ganamos. Nadie pierde.

ERES ÚNICA: Por último, chicas, déjenme decirles que son únicas, cada una incomparable a la otra y ¡no se imaginan cuánto poder hay en ese hecho! Eres más que suficiente siendo quien eres y eso es lo que te hace especial. No intentes ser otra persona. No intentes hacer lo que otra persona hace. No hay nada más agotador que pasarte la vida intentando ser quien no eres y lo peor es que al final, no trae ningún fruto para ti ni para nadie. Créeme, el mundo no necesita copias. El mundo te necesita a ti siendo tú misma. Y cuando te das cuenta del poder que hay y del fruto que viene cuando eres tú, nunca más querrás ser otra. Camina segura. Camina confiada. Camina agradecida. ¡Eres única!

¡Feliz Día, preciosas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *