Tener miedo es tan común que en la biblia dice “No temas” 365 veces, como si Dios quisiera decirnos eso cada día del año. Desde que nacemos hay temor y eso no se va con los días, por el contrario, el miedo parece ir en aumento.

Un cambio repentino, inestabilidad, perder lo que queremos, que no salgan las cosas bien, enfermar o ser heridos. Seguro también hay tantos miedos como días del año.

La gran predicadora Joyce Meyer, suele decir que el miedo no se irá pero que podemos pasar por encima de él. Para eso, debemos tomar nuestro lugar, comprender que Dios nos ama realmente y que ese amor no es tirano, no es abusivo, es amor real, genuino, un amor que quiere lo mejor para nosotros.

Eso nos da la confianza en medio de momentos difíciles, para pasar por encima ese sentimiento de temor con la certeza de que incluso lo malo resultará en algo bueno. Las circunstancias pueden cambiar pero el amor de Dios nunca cambiará.

*Descansa en que él te cuidará, lo que viene es bueno para ti, su amor es real.

“(…) el amor perfecto echa fuera el temor. El que teme espera el castigo, así que no ha sido perfeccionado en el amor.”
1 Juan 4:18 |